Ficción Cientifica 01: El Ansible

La ciencia-ficción es un género muy infravalorado. Si salimos fuera del mundillo, nos encontramos que público y crítica infravaloran sus posibilidades más por ignorancia que por mala fe. Pero es que, a veces, razón no les falta. Durante décadas, sobre todo en cine y cómic, se ha tratado la ciencia-ficción de manera ligera olvidando sus verdaderas raíces. Ciencia Ficción no es más que una mala traducción de ficción científica y olvidarnos de la componente científica no siempre da buenos resultados. En esta sección trataremos de usar elementos fantásticos para hacer la ciencia lo más amena posible y demostrar que la realidad escondida detrás de la fantasía es mucho más fascinante de lo que nunca podremos soñar. Hoy, el Ansible.

Aunque el concepto de Ansible fue creado por la escritora Ursula K. Le Guin, el primer contacto que tuve con él fue en la genial novela El juego de Ender de Orson Scott Card. Para todos aquellos que no lo conozcáis, éste dispositivo permite comunicarse instantáneamente entre dos distancias arbitrariamente grandes. Imaginémonos que mandamos una misión a Próxima Centauri (a 4,22 años luz), según la tecnología actual, tardaríamos más de 4 años en recibir sus transmisiones y otros tantos en que las nuestras les llegaran a ellos debido a que la luz (o las ondas de radio en este caso) tienen una velocidad finita. Sin embargo con el uso del Ansible podríamos tener una comunicación instantánea.

Cuando lo leí por primera vez no podía creerlo: ¿cómo podía una novela que mostraba los efectos relativistas con tanta precisión y realismo usar un concepto tan fantasioso?

Según la Relatividad de Einstein, ningún objeto con masa puede acelerar hasta la velocidad de la luz. Esta velocidad es la máxima posible a la que algo puede moverse. Esto tiene implicaciones muy importantes: supone un límite máximo al que la información puede transmitirse. Siguiendo el ejemplo anterior; imaginemos que Próxima explota de repente, nosotros no seríamos conscientes de ello hasta dentro de 4,22 años. A efectos prácticos, para nosotros, Próxima seguiría en su sitio hasta que ese momento llegara.

No obstante aquí entra la Física Cuántica para complicarnos la vida. Ésta no es solo chocante, es anti-intuitiva, absurda incluso. Sumergirse en su mundo, el mundo de nuestros átomos, es una aventura de la que difícilmente se puede escapar con la mente intacta. El mundo atómico es capaz de poner a prueba la cordura del más sensato.

Aún con la cordura semi-intacta estaba yo cuando me enteré de un raro efecto cuántico, que quizás podría servir para explicar el Ansible. Se trataba del Entrelazamiento Cuántico , una de las propiedades cuánticas más extrañas y a la vez más fascinantes.

Esta cualidad de los sistemas cuánticos implica que si dos partículas están entrelazadas, midiendo el estado de una podemos conocer el estado de la otra. Esto puede parecer poco sorprendente si tenemos en cuenta dos partículas que han estado juntas anteriormente. Podríamos decir que en ese instante se han “comunicado” sus estados. Lo extraño ocurre cuando cogemos dos partículas entrelazadas y las separamos una distancia enorme. Si cambiamos el estado de la partícula A (por ejemplo por la interacción con una tercera partícula) la partícula B cambiará instantáneamente su estado, sin necesidad de que sufra interacción alguna, como si “supiera” en cada momento el estado de su “compañera”.

Esto es imposible si consideramos c como el límite para la velocidad máxima, ya que no puede haber ninguna transmisión de información entre las dos partículas más rápidas que ese valor. Aún así, esto ocurre y ha sido comprobado en numerosos experimentos empíricos.

¿Que la transferencia de información supralumínica sea imposible en nuestro universo indica que esa información no viaja por lo que nosotros entendemos por universo? ¿Está la relatividad equivocada? Aunque hoy por hoy no se puede dar una explicación coherente, esperemos que algún día tengamos un conocimiento de la realidad que nos permita entender fenómenos tan desconcertantes como este.

Seguramente sea imposible aplicar el entrelazamiento cuántico a un dispositivo de comunicación macroscópico como pudiera ser el Ansible pero fenómenos como éste nos enseñan lo poco que sabemos de la realidad y sobre todo lo fácilmente que usamos la palabra imposible.

Daniel Santos

Agradecimientos a Eduardo Sánchez, por la ayuda en la corrección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

12 comentarios

  1. ¡Aplaudo esta iniciativa! Pero quisiera saber quién es el autor, para felicitarlo con nombre y apellido (o seudónimo).

    Eso es justo lo que me atrae de la ciencia ficción. No sólo la ficción, sino el ficcionar con ciencia. Y el tema del entrelazamiento cuántico es uno de los más desconcertantes de las últimas décadas. Precisamente porque, como menciona quien escribe, pone en crisis la física relativista que hasta hoy estructura nuestra concepción del universo.

    Pero bueno, si me permiten, quisiera dar mi opinión acerca de dos cosas:

    -Una es la palabra ‘ciencia-ficción’. No estoy de acuerdo en que sea una mala traducción; de hecho, es la traducción literal de ‘science-fiction’, que sería un sustantivo compuesto, donde el primer término no estaría modificando al segundo. Sí es cierto que este es un término problemático, que los mismos autores de habla inglesa cuestionan. En el siglo XIX, por ejemplo, se utilizaba ‘scientific romance’ como definición de este género de historias. Y alguien la definió como ‘scientifiction’ a comienzo del siglo XX. En estos caso, sí, ‘scientific’, funciona como adjetivo. Pero en el término de uso actual lo que tenemos son dos elementos equivalentes aunados en una palabra compuesta: ciencia-ficción.
    -El segundo tema tiene que ver con la infravaloración del género. Creo que acá el ataque viene por el lado de la ‘alta literatura’. El problema es que el ‘arte’ literario suele asociarse con la calidad en el manejo de la lengua antes que con el tipo de género. El problema de la ciencia ficción más popular -sobre todo de la americana- es que los autores tienen más capacidad para la ‘imaginación científica’ que para la ‘escritura artística’. Pero así y todo, existen algunos autores de ciencia ficción que entraron al canon de la alta literatura; HG Wells es un claro ejemplo.

    Un abrazo, y que se repitan estas notas!

  2. Hola!
    Se me paso ponerlo.
    El articulo es mío y Ficción Científica va a ser una sección habitual.

    En cuanto a lo del «estilo» es verdad que a algunos de los escritores clasicos como Asimov o Clarke se les acusaba de tener un estilo simple aunque yo siempre he defendido que mas vale un estilo sencillo que esconda un argumento complejo a novelas con estilos rebuscados pero que no esconden nada detrás.

  3. Precisamente la cuestión del manejo de la lengua está detrás de la justificación de la literatura como arte. No es un problema de fácil resolución. Se supone que un escritor de ‘Literatura’ (palabra difícil de definir si las hay) debe descollar tanto a nivel argumental como lingüístico; y es sierto que un genio como Clarke deja mucho que desear en este último sentido (incluso, si nos posicionáramos desde la mirada canónica que pone al ser humano y sus dramas como elemento central de la literatura, podríamos decir que hasta a nivel argumental es simple). ¡Y sin embargo sus ideas son tan fantásticas y sus historias tan apetecibles!

  4. Bravo Daniel!
    Un artículo muy entretenido y me alegra saber que va a ser una sección habitual.
    Ya estoy esperando la siguiente 😉

  5. Interesante entrante, te deja con un gran sabor de boca y con muchas ganas de el proximo plato.

  6. Muy interesante el artículo. Respeto y valoro mucho a todos los autores que dignifican este tipo de literatura…. Aunque yo soy mas de la escuela de Stan Lee! jajajaja XD

    un saludo

  7. Muchas gracias por todos los comentarios, no pensaba que iba tener tan buena acogida. Me animan mucho para encarar el siguiente.

  8. Buen tema el del ansible. Yo tuve noticia de el gracias a la novela «El juego de Ender» y cual fué mi sorpresa al saber que estaba basado en teorias verdaderas! Respecto a la calidad literaria de la ciencia ficción; si a los que dictan qué es bueno y serio y qué no no les atrae la ci-fi ni la fantasía, no van a aceptar éstos generos por muy bien escritos que estén. Yo sólo sé que la sensación de haber estado en otro mundo que me ha dejado leer «Fundación» de Asimov o «Mundo anillo» por poner un par de ejemplos, quiere decir que sus autores han hecho un buen trabajo, y punto 😀

  9. Perdón! El mensaje anterior acaba un poco brusco, y lo que quiero decir es que dichos autores lo hacen muy bien al conseguir transportarte, que es lo que buscamos, no?