Sentir la web

Sentir la web 1-1

Sentir la we_2

Sentir la web_3-1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 comentarios

  1. Realmente brillante, me encantó como se ve la realidad diluyéndose en la nube de datos. Un toque maestro fue la inclusión de la dirección de psicólogo más cercano por una simple hora de desconexión. Simple para nosotros, por supuesto, pero no para alguien que cree perder un sentido, el que más usa.

  2. Genial, simplemente genial. Parece que la evolución de internet será algo muy parecido a eso, yo creo que es una evolución hacia un estado más avanzado de la consciencia humana… Claro que también hay que tener en cuenta quién nos lo ofrece, como se ve en la última viñeta.

  3. ¡Realmente genial! Muy buena la história y el dibujo. Está claro que tarde o temprano (más temprano de lo que nos gustaría) nos pondrán un chip en la cabeza. Yo siempre pensé que la excusa inicial sería para controles médicos, pero ahora tengo mis dudas… Una de las cuales es: ¿Seguiré pensando «¡Por encima de mi cadaver!», o por el contrario, weber tiene su atractivo..?

  4. Jesús, muy interesante y tangible visión del futuro, como siempre.

    En cuanto a lo que menciona Allmanzor, por cómo andan las cosas últimamente, creo que no habrá mejor excusa para los implantes que las impuestas por la industria del entretenimiento. Vamos camino al pasatiempo constante, donde la conciencia se sumerja en un sueño eterno y la dura realidad quede en el olvido. Después de todo, no faltarán programas piratas que nos permitan evitar los ingratos límites impuestos por Google Senses! Jeje.

  5. En esta ubicación espacio-temporal que habito, tenemos algo que, a lo lejos, parece la conexión a la web descrita en la historia, y es la conexión vía audífono al reproductor MP3. Toda aquella persona que posee un reproductor de estos, está con uno o los dos audífonos pegados al oído, y no escucha al entorno en que se desplaza, por lo que tienen accidentes, a veces de consecuencias fatales. Y esto solo se aplica al oído… ¿Se imaginan estar conectados mentalmente y, al mismo tiempo, deambular en la ciudad?

    ¿Sería mucho pedir una historia corta alternativa en relación a los reproductores MP3 similar a ‘sentir la web’?