Portada – Número 16

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 comentarios

  1. ¡Me quito el sombrero! Como decimos en españa (y que Nishart se me adelantó, ja ja) “¡pedazo portada!”. Y el color de AntonioHG también es una pasada. Un comienzo inmejorable para el nº 16.
    P.D: en el espacio y entre tanto ambuente futurista/tecnológico, es gracioso ver una bombilla normal 🙂

  2. Excelente portada, me ha recordado las portadas de la desaparecida revista “1984”, repletas de chicas bellísimas rodeadas de un ambiente futurista, o las mujeres de carnes voluptuosas del ilustrador Richard Corben. El cuerpo femenino como introducción a las utopías o distopías más absolutas, ¿hay alguna forma mejor de aproximarse al tema?, ¿a  cualquier tema, de hecho? Un ejemplo: el mejor periodismo de investigación de este país procede de una revista con mujeres espléndidas en sus portadas. Tal vez la belleza nos incite a remover la realidad en todas sus facetas, para mejor reubicarnos en ella. El detalle de la bombilla, pura genialidad.

  3. Excelente portada, me ha recordado las portadas de la desaparecida revista “1984”, repletas de chicas bellísimas rodeadas de un ambiente futurista, o las mujeres de carnes voluptuosas del ilustrador Richard Corben. El cuerpo femenino como introducción a las utopías o distopías más absolutas, ¿hay alguna forma mejor de aproximarse al tema?, ¿a  cualquier tema, de hecho? Un ejemplo: el mejor periodismo de investigación de este país procede de una revista con mujeres espléndidas en sus portadas. Tal vez la belleza nos incite a remover la realidad en todas sus facetas, para mejor reubicarnos en ella. El detalle de la bombilla, pura genialidad.

  4. Gracias por la parte que me toca. La verdad es que con un dibujo tan bueno, cualquiera lo colorea medianamente decente. Y sí, la bombilla es algo que a mi tambien me dejó loco.

  5. Gran portada!!

    Serafín: me temo que la presencia de esas chicas en las portadas cumple un objetivo menos noble. No en este caso, claro! Faltaba más.